domingo, 13 de abril de 2014

Unión Civil y educación: más argumentos a favor


Luego de varias semanas, retomo los posts en Palimpsesto motivado por el ambiente que ha generado la propuesta de Ley de Unión Civil para personas del mismo sexo. Hemos escuchado muchas opiniones sobre el tema; sólidos argumentos jurídicos a favor (me sirven mucho los análisis de Alberto de Belaunde) y también intentos legales por demostrar su imposibilidad (hay un análisis realizado por la facultad de derecho de la Universidad Católica San Pablo). También se esgrimieron consideraciones morales, se apelo al derecho; pero también hubo mucha moralina, mucha doctrina. 

Hemos asistido a una descarga doctrinaria que busca aplacar, con aires de ira divina, a la razón. Por momentos nuestra sociedad pareció no haber transitado hacia esos tiempos en los que la civilidad occidental se modificó debido la separación entre la ciencia, la moral y el arte —y su independencia de la religión y del dogma— y la "aparición" de la razón como factor “igualador” entre las personas.

En este contexto, me pregunté por el papel de los sistemas educativos. Por ejemplo, La Ley General de Educación sostiene que uno de los principios educativos es la inclusión. 
La inclusión, que incorpora a las personas con discapacidad, grupos sociales excluidos, marginados y vulnerables, especialmente en el ámbito rural, sin distinción de etnia, religión, sexo u otra causa de discriminación, contribuyendo así a la eliminación de la pobreza, la exclusión y las desigualdades. (Art. 9, inciso c).
Pero es más importante para el análisis sobre el papel de la educación en la discusión sobre la unión civil para personas del mismo sexo revisar los lineamientos educativos y orientaciones pedagógicas para la educación sexual integral y más aún, el manual para el desarrollo de esos lineamientos dirigido a los docentes que existen, en una nueva versión, desde el año 2008. Es interesante encontrar menciones, acápites, y propuestas sobre la orientación sexual aparecen en varios momentos de los documentos. Todas estas referencias aparecen en una línea positiva de respeto hacia las orientaciones sexuales. Por ejemplo:
A los mencionados [habla de los derechos sexuales] se agregan, entre otros, el derecho a la no violencia sexual, a la no violencia de género y a la no discriminación por orientación sexual o identidad de género. Asimismo, son derechos sexuales la libertad sexual; la autonomía,integridad y seguridad sexuales del cuerpo; la privacidad sexual; la equidad sexual;el placer sexual; la expresión sexual; la libre asociación sexual; la toma de decisiones sexuales y reproductivas en forma libre y responsable, así como la información y la educación sexual integral basadas en el conocimiento científico. (P. 81).
El marco normativo general y los lineamientos específicos parecen ser favorables para construir una educación que fomente el respeto a la diferencia y los derechos sexuales y reproductivos. A los argumentos jurídicos a favor de la unión civil se le suma los provenientes de las políticas educativas.

Toca en este sentido, que el Minedu trabaje en la capacitación de los docentes, que empiece derrumbando en ellos los mitos adquiridos en relación al tema de orientación sexual, y diseñe estrategias para el desarrollo de estos contenidos con los padres de familia. 

La educación es un vehículo importante para el desarrollo y la democracia. No es solo un proceso fordista de incorporación de información y conocimientos. Es la más extensa forma de construir ciudadanía y tener esperanza que en el futuro nuestra sociedad será mejor.

Gran reto para el sistema educativo, gran reto para el Estado, gran reto para los docentes. Por mi lado, #UnionCivilYa

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada